El amanecer de un nuevo día

“Los dispositivos conectados más allá de los PC se incrementarán llegando en un impresionante número de formas y tamaños preparados para una amplia variedad de tareas de comunicación, creación y consumo. Cada persona interactuará en su vida diaria con un gran número de ellos -su teléfono / su compañero de Internet, su coche, una pantalla pública compartida en la sala de conferencias, en el cuarto de estar, o en la pared del pasillo. De hecho, algunos podrán incluso llegar a tener un cierto parecido a los PC de escritorio de hoy o a los portátiles. Pero hay una diferencia clave en los dispositivos del mañana: son relativamente sencillos y diseñados fundamentalmente como tales por cómo serán concebidos desde su nacimiento. Se podrán utilizar instantáneamente, intercambiar o reemplazar de manera trivial sin pérdidas. Pero esto no significa que no tengan buena capacidad en términos de almacenamiento, sólo, que dicho almacenamiento tenderá a estar más centrado en la nube que en el dispositivo. Un mundo de contenido -personal y publicado – transmitido, cacheado o sincronizado con un mundo de servicios ubicuos en la nube…

Hemos ido demasiado lejos incluso antes de rayar la superficie de lo que ahora es posible. Todos estos nuevos servicios estarán “permanentemente disponibles” centrados en la nube y construidos de manera que podamos confiar en ellos. La computación en la nube será la dominante para desarrolladores e ingenieros tecnológicos- un cambio que será el catalizador para la transformación de la infraestructura, los sistemas y los procesos de negocio de las principales compañías de todo el mundo. Y todos estos nuevos servicios funcionarán mano a mano con un inimaginable y fascinante mundo de dispositivos que están por llegar. Los PCs de hoy en día, los teléfonos y los tablets son sólo el comienzo del principio; vamos a ver décadas de increíble innovación de las que surgirán todo tipo de “asistentes conectados” que vestiremos, llevaremos y utilizaremos en nuestros escritorios y paredes y en todo nuestro entorno.

Dispositivos con servicios conectados que irán mucho más allá de la “pantalla, el teclado y el ratón”. Dispositivos con una conciencia humana-natural que verán, reconocerán, escucharán y entenderán para usted, acerca de lo que le rodea, que van a sentir su tacto, los gestos y su movimiento, que detectarán su proximidad a otros; que determinarán su ubicación, dirección, altitud, temperatura, ritmo cardíaco y su salud.”

Ray Ozzie, ex-arquitecto jefe de software de Microsoft en El amanecer de un nuevo día

–0–

“Connected devices beyond the PC will increasingly come in a breathtaking number of shapes and sizes, tuned for a broad variety of communications, creation & consumption tasks.  Each individual will interact with a fairly good number of these connected devices on a daily basis – their phone / internet companion; their car; a shared public display in the conference room, living room, or hallway wall.  Indeed some of these connected devices may even grow to bear a resemblance to today’s desktop PC or clamshell laptop.  But there’s one key difference in tomorrow’s devices: they’re relatively simple and fundamentally appliance-like by design, from birth.  They’re instantly usable, interchangeable, and trivially replaceable without loss.  But being appliance-like doesn’t mean that they’re not also quite capable in terms of storage; rather, it just means that storage has shifted to being more cloud-centric than device-centric.  A world of content – both personal and published – is streamed, cached or synchronized with a world of cloud-based continuous services.

We’ve got so far to go before we even scratch the surface of what’s now possible.  All these new services will be cloud-centric ‘continuous services’ built in a way that we can all rely upon.  As such, cloud computing will become pervasive for developers and IT – a shift that’ll catalyze the transformation of infrastructure, systems & business processes across all major organizations worldwide.  And all these new services will work hand-in-hand with an unimaginably fascinating world of devices-to-come.  Today’s PC’s, phones & pads are just the very beginning; we’ll see decades to come of incredible innovation from which will emerge all sorts of ‘connected companions’ that we’ll wear, we’ll carry, we’ll use on our desks & walls and the environment all around us.

Service-connected devices going far beyond just the ‘screen, keyboard and mouse’:  humanly-natural ‘conscious’ devices that’ll see, recognize, hear & listen to you and what’s around you, that’ll feel your touch and gestures and movement, that’ll detect your proximity to others; that’ll sense your location, direction, altitude, temperature, heartbeat & health.”

Ray Ozzie, ex-chief software architect of Microsoft in Dawn of a new day

–0–

Microsoft acaba de comprar la compañía de software Canesta que desarrolla un sensor para la interacción 3d con nuestro entorno y con todo tipo de dispositivos (incluyendo el ordenador). Ray Ozzie se marcha de la compañía marcando el camino de hacia donde debe (y va) a evolucionar la informática y hacia donde debería orientar Microsoft a partir de ahora todos sus esfuerzos. Un modelo de interacción humano-dispositivo-ambiente mucho más natural para superar las tremendas limitaciones impuestas por los actuales periféricos de entrada/salida (pantallas, teclado y ratón). Un modelo de interacción multimodal y ubicuo.

Me llama mucho la atención el hecho de que parece que codifican la profundidad mediante colores, un sistema que emula la percepción visual humana.

Y aunque ya lo he posteado otras veces con anterioridad no hay que olvidar que son las ideas, los conceptos y los sueños los que mueven a la innovación y a la creación así que, queridos lectores…

…a soñar :)


El futuro de la tecnología, según Microsoft

--

 

Switch to our mobile site